Homenaje a Rafael Juliá

 

La Fundación Cámara de Sevilla y la Fundación Caja Rural, organizaron un homenaje a Rafael Juliá.

Propietarios de los restaurantes con más tradición de la ciudad, representantes de las asociaciones de Gastronomía y Barman de Sevilla, de la abogacía y numerosos amigos se dieron cita en la sede de la Fundación Caja Rural para agradecer al empresario la dedicación, la profesionalidad y la entrega personal en los más de cuarenta años que estuvo al frente del grupo de restauración que lleva su nombre. Emocionado por las muestras de cariño llegó el homenajeado al salón de actos donde se organizó un aperitivo para este reconocimiento.

Rafael Juliá fue durante décadas el catering de referencia de las bodas de Sevilla. Además del enlace real de Doña Elena de Borbón sirvió el de Isabel Pantoja y Paquirri, el del entonces duque de Huéscar con Matilde Solís, el de su hermana Eugenia Martínez de Irujo con Francisco Rivera, el de Rocío Carrasco y Antonio David Flores o el de los hijos de los duques de Osuna.

 

El presidente de la Fundación Caja Rural, José Luis García-Palacios Álvarez, recordó que este evento es también «un agradecimiento de todos esos novios que le deben el éxito en el día más feliz de sus vidas». Igualmente dijo que «éste ha sido uno de los homenajes más fáciles de organizar, pues en su persona reúne todos los argumentos que hacen a alguien merecedor de un reconocimiento».

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio, Francisco Herrero, rememoró los tiempos como futbolista del propio Rafael Juliá, quien llegó a jugar en el Betis alguna temporada. Por parte de la institución que representa le entregó al hostelero una cuchara de plata diseñada por Marmolejo con una dedicatoria. Los asistentes también regalaron al homenajeado un retrato realizado por Javier Jiménez Sánchez-Dalp y otros presentes que fueron aportando varios de los invitados. Con la voz quebrada por la emoción, Juliá sólo pudo agradecer el detalle, un maravilloso recuerdo que lo acompañará siempre.