Foro digital con el Teniente Jefe de la Fuerza Terrestre

 

“Nuestro ejército está basado en valores humanos. El mayor recurso que tenemos es la persona, principal elemento de la fuerza con un compromiso ético único de dar la vida por España”

Proyecto 2035:  “El Ejército de Tierra se quiere adelantar al futuro con esta visión prospectiva. De la mano de la universidad y la empresa estamos trabajando en el diseño de la tecnología que debemos incorporar”

Operación Baluarte: “Estamos inmersos en la operación Baluarte, con más de 2.000 militares que trabajan cómo rastreadores, haciendo un seguimiento minucioso de la pandemia coordinados por las autoridades sanitarias”

Operación Balmis: “Durante el Estado de Alarma, el ejército de tierra realizó una intensa labor en la lucha contra la pandemia con más de 115.000 militares” 

 

El Teniente General Jefe de la Fuerza Terrestre, José Rodríguez García, participa en un foro digital organizado por la Fundación Cámara de Comercio de Sevilla, en el que ha destacado las características del ejercito del siglo XXI.

Durante su intervención ha hablado de recursos, de la nueva organización, y del proyecto Fuerza 2035.

El Teniente General ha hablado de la Operación Balmis, durante el Estado de Alarma en el que “el Ejército de Tierra realizó una intensa labor en la lucha contra la pandemia con más de 115.000 militares”. 

“En estos momentos”, ha explicado, “estamos trabajando en la operación Baluarte, con más de 2.000 militares que trabajan cómo rastreadores, haciendo un seguimiento minucioso de la pandemia, y que han realizado más de 230.0000 contactos y más de 2.000 seguimientos. Además de desinfecciones en instalaciones principalmente en la Comunidad de Madrid”.

El General Jefe de la Fuerza Terrestre, ha hecho referencia a que la estrategia de seguridad nacional contempla amenazas y desafíos que van desde los conflictos armados, terrorismo, pandemias, ciberamenazas y diversas emergencias incluido el cambio climático. 

Así ha hecho referencia al futuro, en el que asegura que “los desafíos nuevos no serán la consecuencia de una situación hostil, por lo que el análisis del panorama estratégico actual nos debe llevar a decidir las fuerzas que necesitamos en un futuro, factores cómo el radicalismo, el cambio climático, o las migraciones”.

A este respecto el General Jefe de la Fuerza Terrestre asegura que “el Ejército de Tierra está en un proceso de evolución para adelantarse a los tiempos, para ser más eficaces, eficientes y más útiles al servicio de la sociedad”.

Así, con el proyecto Fuerza 2035 “el Ejército de Tierra se quiere adelantar a los tiempos, con más tecnología, de la mano de la empresa y la universidad para ir diseñando qué tecnología tenemos que incorporar a nuestra unidades. Llevamos 3 años trabajando en ello, con universidades y empresas para buscar soluciones a los requerimientos que se nos van a plantear. 

Pretendemos que ese avance tecnológico llegue a todos los sistemas y las funciones de nuestra Brigada, sin olvidar que el combatiente sigue siendo lo esencial. Nuestro ejército está basado en valores humanos, es lo más importante, más allá de la tecnología o recursos materiales o financieros, el mayor recurso que tenemos es la formación en valores y no se puede comprar ni improvisar, exige de un gran esfuerzo y dedicación. La persona es el principal elemento de la fuerza con un compromiso ético único de dar la vida por España”.

Preocupado porque la sociedad no percibe las amenazas y riesgos futuros, el General aboga por “cultivar la cultura de defensa. Necesitamos transmitir a la sociedad la importancia de incrementar esa cultura de defensa, porque las encuestas hablan que en torno al 50 por ciento de los españoles no perciben amenazas a su seguridad”.

José Rodríguez García, ha detallado los recursos humanos y materiales, con los que cuenta el ejército. «Los recursos humanos, es lo más importante para nuestras fuerzas armadas, que en la actualidad cuenta con más de 78.000 militares, con una edad media de 34 años,  un 12% compuesto por mujeres, todos preparados para combatir y vencer. Nuestro ejército está equipado para una guerra convencional, de tecnología contra tecnología, pero la guerra del presente y el futuro está basada en la población, en entenderla y tratarla, en ganarnos su confianza. Hoy, la misión principal del ejército de tierra está dividida en cinco ciclos de operaciones operativas militares, (proyección exterior, defensa del territorio nacional, vigilancia presencia y seguridad permanente,  emergencias, seguridad y bienestar de ciudadanos). 

Sobre infraestructuras y recursos materiales, ha insistido en la necesidad de “invertir en el mantenimiento y adecuación de las instalaciones porque también condicionan las acciones futuras del ejército del siglo XXI”.

El Teniente General ha culminado su intervención con un mensaje de optimismo, asegurando que “estamos obligados a gestionar los recursos que tenemos con optimismo para hacer un futuro mejor.

Por su parte, el presidente de la Cámara, Francisco Herrero ha trasladado su agradecimiento a todas las Fuerzas Armadas por el esfuerzo demostrado en la lucha contra esta Pandemia. “Durante el confinamiento en el Estado de Alarma, de hace 6 meses pudimos comprobar con orgullo cómo nuestros militares fueron los primeros en ayudar con absoluta entrega a la población civil. Los hemos visto desinfectando residencias de mayores, estaciones de transporte, hospitales, montando hospitales de campaña, acompañando a los que más sólos estaban e incluso llevando bienes de primera necesidad a personas dependientes, en unos momentos, en los que también se han jugado la vida”, por ello “hoy quiero hacer público nuestro reconocimiento por el servicio prestado, un servicio a nuestra patria, que siempre estará en deuda con ellos”,  ha destacado Herrero.

En este sentido, el Presidente de la Cámara considera que se trata de una deuda que “debemos devolver, haciéndoles un hueco en el mundo laboral civil, una vez terminada su carrera profesional militar”, y ha ofrecido los servicios de la Cámara de Comercio cómo “el programa 45 +, puesto en marcha por el conjunto de las Cámaras de España, en el marco del Programa Operativo de Empleo, Formación y Educación 2014-2020 (POEFE), cofinanciado por el Fondo Social Europeo, con la finalidad de ofrecer una acción directa al colectivo de mayores de 45 años que se encuentren en situación de desempleo, adaptada a sus capacidades para que obtengan la formación y cualificación necesaria, que mejor se adapte a los requisitos de las empresas, de manera que todo ello conduzca a la inserción laboral de los mismos”, ha concluido el Presidente de la Cámara.